Día Internacional de la Salud de la Mujer, 28 de Mayo de 2012

Publicado: 2012-05-28

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) debido a las diferencias biológicas y sociales, el hecho de pertenecer a uno u otro sexo tiene gran impacto en la salud. La salud de la mujer y la niña es especialmente preocupante porque en muchas sociedades se encuentran en una situación de desventaja por la discriminación condicionada por factores socioculturales.

Algunos de los factores socioculturales que impiden que las mujeres y niñas se beneficien de servicios de salud de calidad y alcancen el máximo nivel posible de salud son:

  • las desigualdades en las relaciones de poder entre hombres y mujeres;
  • las normas sociales que reducen las posibilidades de recibir educación y encontrar oportunidades de empleo;
  • la atención exclusiva a las funciones reproductoras de la mujer, y
  • el padecimiento potencial o real de violencia física, sexual y emocional.

Hoy 28 de Mayo de 2012, Día Internacional de la Salud de la Mujer no podemos olvidar que las enfermedades cardiovasculares siguen siendo, con diferencia, la primera causa de mortalidad en las mujeres y uno de los  principales problemas de salud en los países desarrollados. El grupo de las enfermedades cardiovasculares se ha mantenido durante décadas como la primera causa de muerte .

Del grupo de enfermedades cardiovasculares, la más frecuente son la cardiopatía isquémica y la enfermedad cerebrovascular.

Estas enfermedades tienen una fuerte vinculación con los hábitos de vida, y es por ello que se deben continuar realizando esfuerzos para lograr una mayor concienciación e la sociedad  respecto a los factores de riesgo que las producen y aplicar mayores medidas preventivas, y más aún en lo referente a la mujer, debido a las desigualdades de género que impactan negativamente en su salud.

Mejorar la salud de las mujeres se puede hacer con información (conocer los factores de riesgo que producen las enfermedades), formación (para aprender qué hábitos de vida son saludables) y cuidado (aplicar consejos saludables en nuestro autocuidado). Por otro lado, es recomendable hacer ejercicio físico varias veces por semana, seguir una dieta en la que haya una gran variedad de alimentos (especialmente verduras, frutas y legumbres), no abusar de los alimentos con sal, ni del alcohol, y evitar el tabaco.

Por ello, para mejorar la prevención de estas enfermedades y reducir su mortalidad en las mujeres, es vital realizarse chequeos periódicos (para controlar nuestro peso, vigilar la tensión arterial, los niveles de colesterol o los niveles de glucosa, etc), además de la revisión ginecológica de rigor, muy necesaria para mantener una buena salud sexual y reproductiva. Y si podemos hacer actividades de ocio, que nos ayuden a controlar y reducir la sensación de estrés, esto nos puede ayudar.  

Las mujeres acumulan al día un mayor número de horas de trabajo, fuera y dentro del hogar, que reduce sus horas de descanso y por tanto repercute negativamente en su estado de salud. Sin duda pedir ayuda y poder contar con el resto de miembros del entorno es fundamental.

Dado que la mujer es la principal cuidadora de la salud familiar, y numerosos estudios realizados por el Observatorio de Salud y Mujer (www.obsym.org) han demostrado que ese rol de cuidadora provoca en muchas ocasiones que desatienda el cuidado de su propia salud, es importante que instituciones como la Fundació Josep Laporte trabajen para la difusión de hábitos de vida saludable especialmente en este colectivo de población porque juegan un papel fundamental en la transmisión de buenos hábitos de vida saludable a todos los miembros de la familia, y por otro lado como estrategia para la prevención de futuras enfermedades crónicas.

Las mujeres tienen una mayor esperanza de vida que los hombres, sin embargo en su envejecimiento, padecen condiciones de salud que reducen gravemente su calidad de vida (como por ejemplo enfermedades reumáticas, prolapso vaginal, etc.). Es un elemento fundamental que las mujeres cuenten con la complicidad y soporte de su profesional de la salud, que pueda acompañarlas en la mejora de su calidad de vida, especialmente en aquellas personas que padecen una enfermedad crónica.  


Comentarios

Nuestras aulas